De las pilas Duracell y de por qué no debemos creer ciegamente todo lo que la publicidad dice.

¿Cuando buscas una pila que dure eliges Duracell? ¿Cuántas veces dura más Duracell que las demás?… Si respondes sí y cinco o seis veces más, entonces eres una víctima de la publicidad.

[Alcance geográfico: México, Latinoamérica, el mundo] [Tema: Baterías/pilas alcalinas y recargables, Duracell, publicidad ] [Advertencias: Si eres víctima gustosa de la publicidad, regresa a ver la TV y no leas esto. Si quieres saber la verdad de las pilas alcalinas y las recargables, puedes saltarte todo el preámbulo y leer directamente el inciso "Cifras y hechos" o dar clic al enlace, al final]

Hace tres décadas, cuando las pilas duraban un suspiro, Duracell llegó al mercado con una gran promesa: hacer que los juguetes eléctricos o electrónicos dieran un poco más de diversión y, de paso, que los padres no tuvieran que comprar pilas al mayoreo para entretener lo suficiente a sus hijos, y así tener algunos momentos de tranquilidad.

Muchos recuerdan las pilas Duracell por los anuncios de muchos juguetes similares, que empezaban funcionando al unísono y que iban quedándose inmóviles –sin energía– conforme pasaba el tiempo. Al final, el único juguete que se mantenía funcionando era el que usaba las pilas alcalinas Duracell.

En los anuncios, el narrador decía: “Las pilas Duracell duran cinco, seis veces y más que las pilas comunes”. Una leyenda aclaraba que las pilas comunes eran de zinc-carbono, ahora prácticamente obsoletas. Al final de este artículo encontrarás ejemplos de videos publicitarios de Duracell.

La publicidad no mentía. Las pilas alcalinas Duracell duraban más que las pilas comunes, es decir, las antiguas de zinc-carbono, las que duraban un suspiro.

Cuando Duracell le dio el giro a su publicidad hacia un amante que dura y dura, personificado por un prolífico conejito, ninguna otra marca de pilas pudo competir contra las pilas que “duran cinco, seis veces y más”.

El conejito de Duracell se convirtió en una fantasía y un modelo a seguir. Los niños querían pilas Duracell para que sus juguetes tuvieran energía eterna; y en la época pre-viagra, los hombres adultos quizá deseaban ser como los conejitos de Duracell: simpáticos e incansables, justo lo que necesita un varón para conquistar y gozar.

Si le hubieran pedido a un niño una solución para corregir la maldad de Chucky, el muñeco diabólico, seguramente diría que la solución era sencilla: que le quiten las Duracell y le pongan pilas comunes.

Energizer, empresa competidora de Duracell, quiso entonces su propio animal simpático e incansable, e inventó al conejo antagonista de Duracell. Pero aquel infeliz conejo de Energizer acabó perdiendo porque era una copia del original.

Adiós pilas zinc-carbono, hola pilas alcalinas.

Pero, al parecer, los amigos de Duracell no se enteraron (o fingieron no enterarse) que las pilas comunes se fueron quedando obsoletas frente a las nuevas alcalinas y recargables.

Las pilas Duracell empezaron a enfrentarse pronto a la competencia de pilas alcalinas de otras marcas. Pero Duracell no cambió su discurso. Como hace 30 años,  “las pilas Duracell duran cinco, seis veces y más que las pilas comunes”. En México, en abril y diciembre suelen transmitirse en TV los anuncios de pilas, anticipándose a la compra de juguetes para los niños y, la última vez que vi un anuncio de Duracell, me sorprendió saber que siguen usando el mismo argumento de ventas.

Ninguna autoridad gubernamental interviene, porque, como he explicado, Duracell no está mintiendo, ya que lo dicho y lo escrito aclara que sus pilas duran más que las comunes, de zinc-carbono. La comparación no es nunca contra las alcalinas, o sea, la comparación no es entre símiles.

Supongo que los demás competidores hicieron lo posible para hacer que Duracell retirase su argumento de ventas; pero, lo único que lograron fue que se dejara de decir: “La pila con casco de cobre que te da más batería”, que era el slogan hablado al final de los anuncios, y el cual se complementaba con la secuencia de dos piezas, una de ellas de cobre, que se ensamblaban para formar una pila. Una vil mentira. Posteriormente, Duracell tuvo que corregir el slogan: “La pila con casco color cobre que te da más batería”.

Me consta de primera mano que la gente prefiere las pilas Duracell contra las alcalinas de cualquier marca. Por ejemplo, una familia que conozco tenía una tienda de abarrotes (estanquillo), y un amigo de ellos distribuía productos Energizer que, obviamente, eran vendidos en la tienda. La zona habitacional en donde estaba la tienda demandaba muchas pilas, debido a los frecuentes cortes eléctricos (prácticamente diarios, a diferentes horas), similares a los cortes programados de la Habana en la época de crisis económica del Período Especial. Los clientes que llegaban a pedir pilas veían con suspicacia las Energizer que les ofrecían (más baratas y con una duración muy similar), e invariablemente preguntaban: “¿Y no tiene Duracell?”. Casi se podía adivinar que el cliente acabaría deletreando “Dura-cell, ¡dura!”, para que el dependiente comprendiera que no había otra opción mejor. Cuando se enteraban de que no había pilas Duracell, muchos clientes daban las gracias y salían de la tienda. Con el paso del tiempo los dueños de la tienda se vieron forzados a vender Duracell.

Cifras y hechos

El casi mito de las pilas que “duran cinco, seis veces y más que las pilas comunes” se ha acabado, por lo menos para los que hayan leído el estudio de calidad que realizó a finales de 2011 la Revista del Consumidor, publicada por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en México.

Profeco probó 19 marcas de pilas alcalinas y cuatro marcas de pilas alcalinas de alta descarga. Midió la duración de cada marca de pilas en cuatro usos: una radio, un juguete electrónico portátil, un reproductor portátil de música y una cámra digital.

Con pilas Duracell una radio duró 90 horas 5 minutos, en comparación con las 104 horas 40 minutos que rindieron las pilas Panasonic Evolta.

En un juguete electrónico, las Duracell brindaron 9 horas 5 minutos, en comparación con las 9 horas 25 minutos de las Ultra Digital de Office Max.

Un reproductor portátil de música funcionó 21 horas 45 minutos con las Duracell; éste mismo reprodujo canciones por 22 horas 20 minutos con las Panasonic Evolta.

En una cámara digital, las Duracell fueron útiles para 986 disparos, en comparación con los 990 disparos con las Panasonic Evolta.

En la comparación de pilas de alta descarga, con una cámara digital, las Duracell Ultra calificaron en el último lugar, con 878 disparos, y las Sony Stamina Platinum en primero, con 996 disparos.

La conclusión, sin considerar el precio, es que se debe elegir una pila según el uso al que ésta será destinado. En cuanto a las pilas de alta descarga, estas son sólo útiles en aparatos con alta demanda de corriente –cámaras digitales o juguetes de control remoto– pero no brindan un mejor desempeño en aparatos con menor consumo –radios o lámparas, por ejemplo–.

Ahora bien, si se toma en cuenta el precio, Profeco determinó que las Duracell no son las más baratas. Por ejemplo, la investigación de Profeco encontró que las Panasonic Evolta costaban (en octubre de 2011) en promedio un peso (mexicano) menos que las Duracell.

Como podrás constatar por ti mismo, las Duracell no duran las “cinco, seis veces y más” que asegura su publicidad; además, hay otras pilas alcalinas más baratas, así que, si se hiciera una tabla de costo contra duración, las Duracell son competitivas, pero no son la mejor alternativa.

Todavía más recomendable que las pilas alcalinas, es el uso de pilas recargables que, aunque cuestan considerablemente más, pueden recargarse muchas veces (hasta 500 o más).

Ahora sí, que tengas felices sueños (con conejitos a los que no se les agota la electricidad). La moraleja (siempre debe haber alguna) es que hay que leer la letra chiquita o entender claramente lo que cualquier anuncio dice. ¿Cuántos otros productos son los más vendidos sólo por su fama creada mediante la publicidad?

Consulta el siguiente enlace para tener los detalles del estudio de calidad, que incluye pilas recargables.

Estudio de calidad de pilas alcalinas y recargables, de Profeco (pdf).

Y aquí van los vídeos prometidos de anuncios de Duracell:

video de pajarillos trinadores y Duracell.

Last longer than ordinary zinc-carbon batteries. (Leer el texto al inicio del video)

Video de publicidad sexosa de Duracell.

3a revisión (datos comparativos y explicación de conclusiones): 2 de julio de 2012.

Actualización del 17 de octubre de 2012. Ayer me encontré con la novedad de que las baterías Duracell ahora duran “hasta ocho veces más”. Claro, en algún lugar de los empaques debe estar asentado que la comparación está hecha contra baterías de zinc-carbono. Comparto la foto a continuación.

3 comentarios

Archivado bajo Consumidor

3 Respuestas a “De las pilas Duracell y de por qué no debemos creer ciegamente todo lo que la publicidad dice.

  1. Javo

    Fueron los primeros y se establecieron como los mejores. La “magia” de la publicidad.
    Por otro lado si se venden todavia las pilas “comunes”, es cosa que te asomes a la tiendita de la esquina y muy seguramente te venden Eveready rojitas -no alcalinas-, al menos en la tiendita de mi esquina así es. Ni hablar de los tianguis que te venden montones de pilas chinas súper chafas!
    Bonita entrada Roke!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s